miércoles, 5 de septiembre de 2012

RE-TRI-NACIMIENTO

   Qué mejor forma de volver a sentir el triatlón de larga distancia que el Campeonato del Mundo. Sede: Vitoria-Gasteiz . A ver, que nadie se asuste. No he ido a competir contra Eneko Llanos (imposible para mí, por otro lado) y compañía, he participado en la modalidad open (no exenta de gran nivel, por cierto), a renacer. Ni mucho menos formaba parte de mi calendario de temporada, aún menos después del desfallecimiento de los 101 que me ha costado superar más de un mes. Así que en estas condiciones ha sido todo un premio participar, simplemente participar y volver a disfrutar del triatlón de larga distancia.


   El domingo anterior había estado limpiándome las babas mientras hacía fotos a ráfagas a los que luchaban por ganarle la partida a Sierra Nevada. Entre ellos, mi hermano, al que no me cansaré de felicitar por su determinación constante y ejemplar, y Santi, del que es imposible despedirse sin haber aprendido algo.

   Así que el lunes 23 de julio ponemos rumbo al norte cargados de la energía de Sierra Nevada y de los que han luchado contra puertos y desniveles imposibles

VACACIONES AL REVÉS...O NO:
   El calendario de vacaciones ha impuesto que la vuelta a Almería fuera antes del día uno de agosto. Dado que la prueba era el 29 de julio, las vacaciones han sido al revés. Así que unos días de relax por tierras asturianas, donde hemos dado fe de la hospitalidad de sus gentes, de sus paisajes verdes y azules a un tiempo y, por supuesto, de su buena cocina ¡Peligro! "No te relajes demasiado que vas a llegar hinchado a Vitoria" Un par de entrenamientos de carrera a pie y otros tantos de ciclismo para desengrasar los excesos antes de llegar a Vitoria .



VITORIA:
   Llegada el viernes anterior a la competición no sin antes perdernos un millón de veces para llegar al hotel (uno de los propuestos por la organización). Todo bien. Moderno, limpio y con desayuno desde las cinco de la mañana el domingo. Siesta obligada y nos vamos directos al meollo. Plaza de la Virgen Blanca, pleno centro de la ciudad.

  
   Pulserita, bolsas, dorsales y...¡¡sorpresa!! ¡No puede ser! ¡Si es! ¿Es o no? ¡Mira, Antonio el del TriGranada! ¡Pero si el domingo hizo el largo de Sierra Nevada! Pues si, si era. El Antoñico estaba rizando el rizo ¡Ahí es nada! Pero es que hace unos días me entero de que tambíén ha estado en Embrun ¡Quince días después! Eso es aprovechar el verano, sí señor.
   El sábado tenía reservado otro reencuentro emocionante. Tras la charla técnica me cruzo con Javier, uriondo de Vitoria, con el que concidimos el verano pasado en el infierno de Vichy ¡Quería volver a Vichy a sacarse la espina!


EL ÁNGEL:
   Tras una sabrosísima comida en Saburdi (totalmente recomendable) se hace la hora de ir al pantano para el check-in. Paso por el puesto de mecánica para asegurarme de que la bici está en condiciones y camino a boxes.

   ¿Cómo te imaginas un ángel? El que yo conozco es triatleta. Es vasco, de Bilbao, con dos c....es!! Se llama Jagoba y ha finalizado sub-7 horas.
   En la revisión de material el juez me dice que no puedo pasar a boxes. El casco  tiene dos grietas y no puedo pasar. Ni me había dado cuenta.
- ¿Y qué solución me das?
- Tienes tiempo suficiente para ir a Vitoria, comprarte uno y volver.
   ¡Toma ya! Es ese momento me sube un calor por el cuerpo que me que...uffff!!
- ¿Que vaya a Vitoria?
   Si es que todo iba muy bien, si es que si noy hay una pejiguera por medio esto no es lo mismo. Pues de repente, como aparecido de no sé dónde:
- ¿Te hace falta un casco?
- ¡Si, si!
-Toma.
   Así, "sin pan ni ná", me encuentro cambiándole las pegatinas al casco y pa´dentro.
- Machooo...compra lotería en cuanto puedas - me dice el juez árbitro mientras me da permiso para pasar.
   Así que alucinando me voy a colgar la bici y tal y cual.
¿Y este tío, ni sé su nombre, ni su dorsal, cómo le devuelvo el casco? Al final nos encontramos y todo solucionado. Así que después de esto ya nada puede salir mal. Eternamente GRACIAS, Jago.

LA PRUEBA:
   Quizás sea de lo que menos tengo que hablar en esta entrada, entre otras cosas, porque no soy capaz de describir con palabras todas las sensaciones por las que pasé.
   La noche del sábado se pasa volando. Entre las "buenas noches" y el aviso del despertador parece que sólo hayan pasado unos minutos. El desayuno es un alboroto incesante. La primera foto de la mañana (sólo hay que ver mi careto) con el más grande, Chico.


   El espectáculo comienza mientras retumban unos latidos por la megafonía que te estremecen. Silencio. Élite, grupos y open cada nueve minutos. Primer escollo: 4000 metros en el pantano de Landa.
    Es la primera vez que el segmento de natación se me hace interminable por momentos (la primera boya estaba a 1500m), pero voy bien, conservador. 1h14´para salir hacia la T1.


   Me propuse mantener la calma en todo momento (cosa bastante fácil si lo que quieres es estar en ocho horas en la meta), y muestra de ello son mis dos lentíiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimas transiciones de cuatro minutos y pico cada una.

  
   Segundo segmento: 120 km a dos vueltas con un perfil totalmente llano, rapidísimo, aunque con tramos de viento sin dirección fija. La clave de este segmento está en no perderle el respeto, en no excederte en el esfuerzo, ya que el recorrido se presta a la velocidad. La aerodinámica es clave para hoy, pero mi SCOTT no puede ser una cabra aunque lo pretenda...como tampoco mis piernas pueden permitirse un mínimo exceso. Mi objetivo es poco ambicioso, 30km/h de media, 4 horas, que al final se quedan en 3h46´.


... y mañana ya llegó.

   El segmento ciclista concluyó sin problemas y ya "solo" quedaba salvar el tramo de 30 km de carrera a pie. La llegada a la T2 callejea los últimos kilómetros con un gran ambiente en las calles. Entro en la carpa tras soltar la bici. Un momento de respiro fiel a la tranquilidad con que quiero afrontar la prueba. Me siento y me cambio. Último vistazo al reloj que no volví a mirar en todo el segmento. Quiero correr sin marcarme tiempos ni ritmos ¡Quiero disfrutar! Ahí voy.

   Encaro el tercer segmento sabiendo que muy mal debe ir para pasar de las ocho horas. No obstante, de vez en cuando aparecen los fantasmas en forma de revolución estomacal. Durante unos 10 kilómetros parece que llevo una lavadora en el vientre, con una rigidez abdominal que me encoge. Pues nada, a correr más despacio, pero sin parar.
   Los avituallamientos son excepcionales; abundantes y todo fresquito. Los voluntarios cumplen perfectamente con la premisa de la amabilidad. El público está volcado con los triatletas y gritan el nombre impreso en el mono. Al final hasta el sol se sumó a la fiesta de este día perfecto.

 
El paso por meta de cada vuelta se convierte en definitivo. En estos momentos la emoción te engaña y te eleva hasta pensar que podrías correr otros treinta kilómetros más, que podrías haber ido más rápido ¡Qué más da! La alfombra está a un paso y la meta a unos cuantos más.

ADMIRACIÓN O...ASÍ QUIERO SER DE MAYOR:






REVERENCIA O...¿LÍMITES?:




AGRADECIMIENTOS:

14 comentarios:

  1. Ya era hora chaval, que estás "engandulao" para escribir.

    Un beso. Tu madre

    ResponderEliminar
  2. Por alusiones, gracias.
    Cualquiera hubiera hecho lo mismo.
    Abrazo,
    Jago

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que hacemos algo así decimos que "cualquiera hubiera hecho lo mismo", pero eso, hay que hacerlo.
      Gracias otra vez.
      Un abrazo.
      Antonio.

      Eliminar
  3. Te ha costado pero cuando te pones merece la pena, espero la 2ª parte.
    Un abrazo.
    El papa de Mario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El papá de mario, o sea, Francis. Eso iba por tí, pero ese "mañana" ya ha pasado...Seguiré mañana, jajaja!!
      Un abrazo.
      Antonio

      Eliminar
  4. Tanto entrenar que te olvidas de contarnos tus carreras! Jajaja!
    Un saludo
    Adrian

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Y ya llego el mañana, gracias Antonio por tu forma de contarlo, por tu forma de vivirlo y por las fotos, sigue disfrutando.
    Francis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguir mis "historietas".
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Por fin!!!! Vamos, que por fin nos sigues contando tus aventuras y desventuras por tierra, mar y aire (no necesariamente en ese orden ni con esos elementos). Pero por fin volvemos a tener blog pejigueras.
    Felicidades por ese re-encuetro con el tri de larga distancia
    Espartano de El Alquian

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      ¿Y el re-encuentro espartano-pejigueras para cuando?

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    3. Hecho, que tengo un poco abandonada la "paleo" (esto son excusas, jajajaja).
      Un abrazo.

      Eliminar